“La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”[1]

Estas personas que nos enseñan cómo alcanzar la meta, son los Santos: cercanos, porque compartieron nuestras fragilidades y nuestras luchas, pero verdaderas estrellas de nuestra vida, porque vivieron las virtudes en forma extraordinaria.

Este blog quiere hacerte conocer a una mujer ejemplar. Hoy la Iglesia, que es Madre de los Santos, está estudiando y valorando sus virtudes y sus obras que hoy perduran: es la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires.



[1] Spes Salvi, N° 49

miércoles, 10 de octubre de 2018

Octubre: mes del Santo Rosario


Octubre está dedicado al Santísimo Rosario; la misma Virgen María le enseñó a Santo Domingo de Guzmán a rezarlo y le pidió que lo propagara por todo el mundo.
La Iglesia Católica destina especialmente este mes a su rezo, medio por el cual alabamos a María e invocamos su protección. Le regalamos diez rosas en cada misterio a Nuestra Madre y esta es una forma de expresarle nuestro eterno amor.
El Rosario es una verdadera fuente de Gracias para el cristiano, y es por ello que el mismo Papa Francisco ha invitado a todos los fieles a rezarlo, especialmente en esta oportunidad, para pedirle, como Pueblo, a la Virgen y a San Miguel Arcángel que nos protejan de todo mal que nos aceche.
El rezo del Rosario era para la Madre Eufrasia una práctica cotidiana. Confiaba firmemente que, por medio de la oración a la Inmaculada, Ella intercedía con sus súplicas ante el Padre.
En una de las cartas que le envía a las Hermanas de Córdoba mientras se encontraba en Milán les dice:


«La Virgen SS. del Rosario nos otorgue su gracia y bendición»[1].

Es por ello que durante este mes en particular nos unimos en la oración del Santo Rosario para que la Virgen escuche nuestras peticiones personales, e interceda por el avance de la Causa de canonización de la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis.








[1]  Carta de la Madre Eufrasia a las Hermanas de Córdoba. Milán, 4 de octubre de 1913.  AHFIC DE 3/ 4, 9, 7.

miércoles, 1 de agosto de 2018

El apostolado de la salud en el Hospital Pirovano


Para fines del siglo XIX y principios del siglo XX la Argentina estaba cambiando:  caminaba hacia la concepción de un Estado moderno y, para ello, le era imprescindible la llegada de inmigrantes, los cuales provenían de distintos países europeos como España e Italia, entre otros. Llegaban con el objetivo de conseguir trabajo y un mejor estilo de vida.
En esos tiempos arribó la Madre Eufrasia a nuestra patria, que estaba necesitada de contención religiosa para estos extranjeros y de la construcción de firmes cimientos de fe frente al Estado laico. Si bien su labor apostólica para con los enfermos se inició en el Hospital Italiano, en 1896 la Sierva de Dios es convocada por la esposa del Presidente de la Nación, la señora Cipriana Lahite de Sáenz Peña, que conocía a las Hermanas y valoraba sus aptitudes, para que se hicieran cargo de una nueva fundación en el barrio de Belgrano: el Hospital Pirovano.

“La Superiora de la Congregación Hijas de la Inmaculada, necesita hacer venir de Europa seis hermanas de más de las que tiene para el hospital Italiano y el Patronato de esta ciudad. Estas hermanas de más se tomarán encargo del Hospital Pirovano de Belgrano.[1]
Antigua entrada del Hospital General de Agudos “Dr. Ignacio Pirovano”

Así fue como el 24 de julio de 1896 se instalaron 6 Hermanas para brindar caridad a los dolientes. La labor apostólica de la Congregación en el Hospital no se redujo a la atención de los enfermos, de hecho la Capilla de dicho nosocomio lleva el título de Inmaculada Concepción y cumplía un rol fundamental para el barrio, ya que allí se realizaban bautismos, comuniones, casamientos, funerales, entre otras celebraciones.
Como bien expresa la Hna. Grazia Loparco, fma, para la época de fines del siglo XIX, las religiosas significaban para la población del lugar una presencia cercana a la gente, en donde no sólo brindaban servicio al enfermo sino a toda la comunidad que rodeaba al Hospital cumpliendo un rol caritativo y pastoral.
Hoy, 2 de agosto de 2018, se cumplen 102 años de la partida al Cielo de la Madre Eufrasia Iaconis en el Hospital Pirovano, donde las Hermanas aún hoy continúan presentes.





[1] Carta de Madre Eufrasia al Dr. Antonio Bermejo, ministro de justicia, culto e instrucción pública de la Nación Argentina. Buenos Aires, 4 FEBRERO 1896. AMREC. Caja 614, n° 27. AHFIC DE 1/ 3, 3, 1

sábado, 14 de julio de 2018

Santa Misa en conmemoración de la partida al Cielo de la Sierva de Dios Madre Eufrasia Iaconis


La Superiora General y religiosas "Hijas de la Inmaculada Concepción", tienen el agrado de invitarlo a la Santa Misa que presidirá Mons. Santiago Olivera, el próximo 2 de agosto a las 17:30 hs., en la Capilla del Instituto Inmaculada Concepción (Mario Bravo 585).
Rezaremos por la glorificación de la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, en un nuevo aniversario de su partida al Cielo.


sábado, 16 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús


En junio se celebra la fiesta y el mes del Sagrado Corazón, para recordar que somos discípulos de Jesús y que nuestro deseo debe ser aprender a amar al prójimo como Él nos ama a nosotros: muestra de este afecto es la entrega de su corazón al mundo como símbolo de su amor.
Para la Madre Eufrasia este mes era de gran recogimiento; su devoción y piedad por el Sagrado Corazón de Jesús fue tan grande, que dos de sus obras llevan este nombre: el Instituto Sagrado Corazón, Córdoba y el Instituto Sagrado Corazón de Jesús de Concepción del Uruguay, Entre Ríos.
Esta devoción ha sido constante en las obras y casas fundadas por la Sierva de Dios y sus Hijas, quizás porque una de las principales promesas que Jesús hace a sus fieles es la bendición de aquellas casas donde la imagen de su Corazón se encuentre expuesta y honrada.
La Madre nos deja en sus cartas testimonios de su veneración,

“En todas partes hacen el mes del Sagrado Corazón con mucha solemnidad, sobre todo la novena, nosotras tambien hacemos lo mismo, todos los días hacemos el mes y despues de la Misa, bendición y cantos” [1].






[1] Carta de la Madre Eufrasia a la Hermana Estanislada. Buenos Aires, 4 de junio de 1915. AHFIC  DE 3/ 4, 6, 34.

sábado, 2 de junio de 2018

Corpus Christi 2018


El 3 de junio celebramos la solemnidad de Corpus Christi, en la cual recordamos el amor incondicional de Jesús, su entrega y sacrificio por nuestra salvación.
Mediante la Eucaristía recibimos la gracia de Dios, nos acercamos a nuestra redención y fortalecemos nuestra caridad. La Eucaristía es nuestro alimento espiritual.
La Madre Eufrasia comprendía la importancia de la comunión diaria, entendía la necesidad que tiene el espíritu del hombre de recibir la Gracia del Señor y cómo este alimento obra maravillas en él. Es por esto que en sus cartas siempre les recordaba a sus Hijas que no prescindieran nunca de este sacramento y que también procuraran que las niñas que estaban bajo su cuidado lo hicieran; les recalcaba la importancia de tener el corazón preparado para recibir el amor más puro que puede existir, el de Jesús.
En una de las cartas, la Sierva de Dios les escribe a las Hermanas de Córdoba su deseo y esperanza para las niñas que ponto recibirían por primera vez el alimento celestial:


“Hoy empezarán a venir unas 300 niñitas para preparar a la 1ª Comunión; Dios quiera que las preparemos bien, para que halle sus corazoncitos dignos de Él”[1].






[1] Carta de la Madre Eufrasia a las Hermanas de Córdoba. Milán, 2 de marzo de 1914. AHFIC  DE 3/ 4, 9, 14.