“La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”[1]

Estas personas que nos enseñan cómo alcanzar la meta, son los Santos: cercanos, porque compartieron nuestras fragilidades y nuestras luchas, pero verdaderas estrellas de nuestra vida, porque vivieron las virtudes en forma extraordinaria.

Este blog quiere hacerte conocer a una mujer ejemplar. Hoy la Iglesia, que es Madre de los Santos, está estudiando y valorando sus virtudes y sus obras que hoy perduran: es la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires.



[1] Spes Salvi, N° 49

martes, 23 de agosto de 2016

Padre Francesco de Simone. Párroco de Castelsilano (pueblo natal de la Madre Eufrasia) 1º PARTE

El Padre Francesco viajó a la Argentina para participar de los festejos del Centenario. Ofrecemos, por partes, la entrevista que se publicó después de su regreso a Castelsilano.


CRÓNICA- Publicado el 13/08/2016  14:28



Una vida al servicio de los demás. Se celebra este año los 100 años de la muerte de la Madre Eufrasia Iaconis, fundadora del Instituto de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires. Para esta ocasión, en la Argentina se llevaron a cabo celebraciones recordando a esta sierva de Dios «cuya vida fue un constante y generoso “sí” a la Iglesia», como afirman las Hermanas en el sitio web del Instituto.
Nacida el 18 de noviembre de 1867 en Casino, actual Castelsilano, pueblo de la provincia de Crotone, llegó a la capital argentina a la edad de 25 años junto a un grupo de Hermanas con la intención y el deseo de ayudar a los necesitados: trabajar en los hospitales y luego construir oratorios, orfanatos y escuelas, atendiendo a los más pobres. Con los años, funda diversas comunidades y abre un Noviciado también en Italia, en Milán. Debido a un tumor, muere el 2 de agosto de 1916.
Para Sor Eufrasia está en curso el proceso de beatificación. Fue el mismo Papa Francisco que, siendo Cardenal en Buenos Aires, conociendo bien y apreciando mucho a la Hermana calabresa, concluyó el proceso a nivel diocesano que él mismo había iniciado.
En las celebraciones de estos días en Buenos Aires estaba también don Francesco De Simone, párroco de Castelsilano. «Comenzaron el 2 de agosto a las 17.30 con la Santa Misa en la catedral –cuenta el sacerdote a Adnkronos–. Fue presidida por el cardenal Mario Aurelio Poli, que conoce mucho a la Madre Eufrasia. Participaron más de 20 sacerdotes provenientes de diversas localidades donde la Madre Eufrasia es conocida y donde las Hermanas del Instituto trabajan desde hace años: México, Chile, Brasil y diversas partes de la Argentina. También hubo una gran participación de gente».

Continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario