“La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”[1]

Estas personas que nos enseñan cómo alcanzar la meta, son los Santos: cercanos, porque compartieron nuestras fragilidades y nuestras luchas, pero verdaderas estrellas de nuestra vida, porque vivieron las virtudes en forma extraordinaria.

Este blog quiere hacerte conocer a una mujer ejemplar. Hoy la Iglesia, que es Madre de los Santos, está estudiando y valorando sus virtudes y sus obras que hoy perduran: es la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires.



[1] Spes Salvi, N° 49

martes, 13 de septiembre de 2016

Padre Francesco de Simone. Párroco de Castelsilano (pueblo natal de la Madre Eufrasia) 2º PARTE

Continuamos con la segunda parte de la entrevista que otorgó el Padre Francesco, a su regreso de la celebración del Centenario de la Partida al Cielo de la Madre Eufrasia Iaconis, al medio de comunicación Crónica de Castelsilano.

 Placa en la Capilla de la Casa Madre,
declarada «sitio de Interés Histórico y Cultural»
 por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires
Las celebraciones continuaron el 3[1] cuando «sucedió un hecho muy particular –refiere Don Francesco– porque ha habido un gran reconocimiento de parte del actual gobierno argentino que ha declarado sitio de interés histórico y cultural la capilla de la Casa Madre, una de las primeras cosas queridas por la Madre Eufrasia y un punto de referencia para muchos emigrantes, sobre todo, italianos».
«Intervinieron –añade el sacerdote– importantes autoridades y se colocó una placa de mármol en la pared principal de la entrada. Les he escrito que la capilla ha sido declarada sitio de interés cultural por el aporte dado por las Hermanas a los hijos de los emigrantes».
Luego siguió el homenaje en la tumba de la Madre Eufrasia que se encuentra en el interior de la capilla del Instituto Inmaculada Concepción. Sobre la tumba el párroco de Castelsilano colocó una placa, obra del maestro orfebre Michele Affidato. «Será para siempre –dice don Francesco– signo del ligamen de la parroquia de Castelsilano con la amada compaisana que ha dado la  vida por los emigrantes y los enfermos».
En la placa, refiere el sacerdote, se lee: «La comunidad de Castelsilano y su párroco Don Francesco De Simone con reconocimiento y gratitud a la dilecta y amada Madre Eufrasia Iaconis en el centenario de su nacimiento al cielo». La parroquia calabresa se ha comprometido también a ofrecer cada año la contribución para hacer arder una lámpara sobre la tumba de la Madre Eufrasia.
Las iniciativas por el Centenario continuaron, con «un tour por la ciudad de Buenos Aires que recorrió los lugares donde Sor Eufrasia ha vivido y trabajado, y en el cual participaron todas las delegaciones que llegaron, mientras que el 5 y el 6 fueron días dedicados a las Jornadas. Ha sido muy interesante la visita al Museo de los Inmigrantes, el lugar donde permanecían al menos por 40 días todos los emigrantes que llegaban desde Europa. Por allí pasaron muchos italianos, muchos calabreses».


Continuará...



[1] Se llevó a cabo el día 4 de agosto de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario