“La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”[1]

Estas personas que nos enseñan cómo alcanzar la meta, son los Santos: cercanos, porque compartieron nuestras fragilidades y nuestras luchas, pero verdaderas estrellas de nuestra vida, porque vivieron las virtudes en forma extraordinaria.

Este blog quiere hacerte conocer a una mujer ejemplar. Hoy la Iglesia, que es Madre de los Santos, está estudiando y valorando sus virtudes y sus obras que hoy perduran: es la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires.



[1] Spes Salvi, N° 49

viernes, 16 de septiembre de 2016

Padre Francesco de Simone. Párroco de Castelsilano (pueblo natal de la Madre Eufrasia) 3º PARTE

En esta oportunidad compartimos con ustedes la tercera parte de la  entrevista que otorgó el Padre Francesco, a su regreso de la celebración del Centenario de la Partida al Cielo de la Madre Eufrasia Iaconis, al medio de comunicación Crónica de Castelsilano.

Según Don Francesco, hay buenas perspectivas que de aquí a un tiempo se pueda hablar de beatificación para Sor Eufrasia. Durante las Jornadas en Buenos Aires, «se proyectó un video hecho en el Vaticano en el mes de mayo donde habla el relator, aquel que conoce, sigue y luego tiene el deber de presentar toda la documentación, toda la parte histórica y los testimonios que se refieren al caso. Él ha ilustrado la situación así como se encuentra actualmente y debo decir que hay buenas posibilidades de arribar a la beatificación. Pero antes debe llegar el reconocimiento de “venerable”: después, sucesivamente, con el examen de un milagro se podrá hablar de beatificación».
Tapa del libro de Padre Francesco de Simone,
Una perla di montagna. Madre Eufrasia Iaconis
«Se ha examinado la llamada Positio –explica–: en el 2012, estaba presente también yo cuando el 25 de octubre se presentaron a la  Congregación de las Causas de los Santos todos los documentos que fueron recogidos, todo el trabajo que había hecho también el Papa Francisco cuando era cardenal en Buenos Aires. Él había iniciado y concluido el proceso diocesano». En cuanto al milagro, «se está examinando un caso sobre el cual se mantiene la máxima reserva».
El párroco de Castelsilano tiene dos fotos que prueban el ligamen de Bergoglio con la Madre Eufrasia. Una muestra al cardenal jesuita con Sor Nora Antonelli, madre general de la Congregación, y en el fondo un cuadro de la Madre Eufrasia. En la otra, se ve al futuro Papa mientras habla de la Madre Eufrasia en un encuentro dedicado a la hermana.
Castelsilano recordará a la Madre Eufrasia el 16 de agosto. Estará el arzobispo de Crotone, monseñor Domenico Graziani, «y yo relataré mi experiencia del viaje a la Argentina –dice don Francesco–. En esa ocasión, presentaré «Una perla de montaña, Madre Eufrasia Iaconis», libro escrito por mí sobre su vida y sus obras ilustrado a través de una colección filatélica. Es una obra que refiere también la historia de Castelsilano».
Esta mujer extraordinaria, pero primeramente su tía, «porque el primer núcleo que nació como congregación fue fundado por María Fabiano que era su tía, trabajaba aquí en Castelsilano. Ya entonces –subraya el sacerdote– estas jóvenes que se reunían para la oración también se dedicaban a actividades emprendedoras, porque trabajaban en telar y seda, y estudiaban. Por tanto, estudio, oración y trabajo».
Inusual para la época. «Estamos a fines del 1800 y esto es algo que no todos hacían.  No solo la tía sino también la sobrina ha valorado mucho el rol de la mujer y esto –realza– es un aspecto muy importante a nivel social para aquellos tiempos».
Para no hablar después «de la atención a los más pobres y los niños, Madre Eufrasia tenía un lugar donde reunía cerca de 800 niños, muchos de los cuales habían sido encontrados».


No hay comentarios:

Publicar un comentario