“La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía.”[1]

Estas personas que nos enseñan cómo alcanzar la meta, son los Santos: cercanos, porque compartieron nuestras fragilidades y nuestras luchas, pero verdaderas estrellas de nuestra vida, porque vivieron las virtudes en forma extraordinaria.

Este blog quiere hacerte conocer a una mujer ejemplar. Hoy la Iglesia, que es Madre de los Santos, está estudiando y valorando sus virtudes y sus obras que hoy perduran: es la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis, Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires.



[1] Spes Salvi, N° 49

martes, 1 de abril de 2014

15 de febrero de 1896: fundación del Noviciado y el Colegio Inmaculada Concepción de Buenos Aires.

1896 es un año particular e importante para la Congregación en la Argentina. Dos obras fundamentales se iniciaran contemporáneamente ese mismo año: la creación del primer Colegio de la Congregación, "Colegio Inmaculada Concepción de Buenos Aires" en la calle Perú 859, y junto a él, también se daba comienzo al Noviciado en la Argentina, ambas fundaciones dirigidas por la Madre Eufrasia[1].
Sobre dichos eventos encontramos una breve reseña, en una pequeña publicación de divulgación que se conserva en el Archivo Histórico FIC:

"El sábado 15 de febrero de 1896, la Madre Eufrasia se trasladó a la nueva morada con cuatro Religiosas y en ese mismo día entró en el Instituto la Srta. Josefina Tognoni, iniciándose el colegio y simultáneamente el primer noviciado en la ciudad de Buenos Aires"[2].

También el periódico porteño La Voz de la Iglesia, se hacía eco sobre la fundación del Colegio:
"El 1° de marzo las Hermanas de la Inmaculada abrirán en la calle Perú 859, un colegio para niñas internas y externas, en el cual, además del programa escolar, se enseñaran labores y se darán lecciones de piano. El Colegio estará bajo la dirección de la respetable Hermana Eufrasia, Superiora del establecimiento"[3].

Estas fundaciones son ejemplo de la perseverancia y compromiso de la Madre con  el carisma de la Congregación y con el servicio del apostolado en la Comunidad en general. Se evidencia la profunda vocación y amor de la Madre al educar a las jóvenes en la fe y la devoción en la Virgen María, así como acompañar y fortalecer las vocaciones de muchas otras.



Casa Madre, Noviciado, Colegio y Capilla.
Edificio inaugurado en 1903-1904, en Sadi Carnot 563 al 589 (hoy Mario Bravo)




[1] En esos años, de la fundación del noviciado en Buenos Aires, las Hermanas pertenecían a la congregación Hermanas de Caridad Hijas de la Inmaculada que se disolvió. Las obras continuaron bajo la guía de la Madre Eufrasia, que fundó la congregación Hijas de la Inmaculada Concepción.
[2] Cf. FERNÁNDEZ, Ana O, S. Las cartas de la Sierva de Dios, Madre Eufrasia Iaconis. I  Construir y reconstruir. 1894-1911. Buenos Aires, Dunken, 2005. Pág. 47
[3] Periódico La Voz de la Iglesia, 26-II-1896.

No hay comentarios:

Publicar un comentario